Aprender de grandes: un estímulo vital para el que nunca es tarde

"Aprender es parte del vivir y es un estímulo vital para el que nunca es tarde", dice Diego Bernaerdini, médico especialista en nueva longevidad.

adultos mayores

La vida es aprendizaje. Desde que nacemos, estamos incorporando estímulos, adaptándonos a un entorno. Así aprendemos a caminar, a hablar y a vestirnos; también un oficio o profesión, andar en bicicleta o jugar al ajedrez. Todo es aprendizaje y, en medio de ello, el tiempo asoma como una variable, pero solo eso. Por eso, así como aprendemos muchas cosas durante nuestra vida, también podemos aprender a envejecer.

Lo que es claro es que aprender de grandes es una certeza, aunque también una opción personal. El filósofo catalán Salvador Paniker un día me dijo “el día que no descubro algo nuevo, sea emocional o intelectual, es para mí un día perdido”.

adultos mayores

Podés leer:  Nueva longevidad: la segunda mitad ya es la etapa más larga de la vida y no deja de extenderse

Cuando me invitaron a la Universidad Nacional de Rio Cuarto en Córdoba, me encontré con uno de los tantos programas universitarios que existen en Argentina para personas mayores. En ese momento había mas de 1800 personas mayores registradas como estudiantes y la demanda siguió aumentando en los años subsiguientes.

Uno de ellos es Elías Harari, quien me confeso que “unos años antes de jubilarme tomé una decisión casi intuitiva para prepararme y desarrollarme en esta nueva etapa que se me venía por delante. Comencé con los talleres de literatura y filosofía y, cuando me puse el traje de retirado, seguí con los de psicología, cine y nuevas tecnologías. Es un ámbito abierto donde nos permite despertar nuestros talentos, habilidades, potencialidades que muchas veces están dormidos y ni siquiera nosotros los conocemos. Cada taller o actividad es como un laboratorio de revelado donde vamos descubriendo el rostro oculto de cada uno de nosotros, transformando en muchos casos un espíritu pasivo, gris y rutinario en otro brillante y colorido”.

Los programas universitarios para las personas mayores permiten, muchas veces, convertir en protagonistas a quienes transcurren la segunda mitad de la vida

Son espacios donde emergen nuevos valores, motivaciones y vínculos sociales. En palabras del mismo Harari se valora más el ser que el tener.

Podés leer: El don de estar de vuelta: a envejecer se enseña y se aprende

Durante el proceso educativo, en los programas para personas mayores se incorporan actividades que propician el estímulo cognitivo, un cambio sociocultural, la participación e inclusión a la que tantas veces se referencian las políticas públicas.

Son programas que constituyen un activo válido para la construcción de una nueva perspectiva basada en la vigencia como sostiene el paradigma de la nueva longevidad.

En Argentina los tenemos no solo en Río Cuarto sino en la ciudad de Córdoba, en Santiago del Estero, en Mar del Plata y también en la Universidad de Buenos Aires.

En el mundo, existe la red de universidades amigables con las personas mayores formada por instituciones de educación superior de todo el mundo que respaldan con diez principios su aproximación y apertura a los mayores

Aprender es parte del vivir y es un estímulo vital para el que nunca es tarde, como es el caso de la científica francesa Marie Curie, que aprendió a nadar a los 50 años o el novelista León Tolstoi, que aprendió a montar en bicicleta a los 67 años, o el expresidente norteamericano Eisenhower, que comenzó a pintar a los 58.

Asistimos a un cambio demográfico que aún no ha sido acompañado de un cambio de cultura. Un aprendizaje que nos debemos como sociedad, tengamos la edad que tengamos, porque para aprender, aunque se de grandes, nunca es tarde. Ejemplos sobran.

 

gimnasio adultos mayores

Podés leer: Cuándo nos volvemos personas mayores y porqué la edad ya es un dato poco confiable

Te puede interesar:

magnifiermenu linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram