Cansancio mental: causas, síntomas y soluciones

No es solo una frase: el agotamiento o cansancio mental es un problema cada más frecuente. Cómo detectarlo y combatirlo..

cansancio mental

El cansancio mental es un problema creciente, que afecta a cada vez más personas. Más de un año de pandemia ha provocado nieles de agotamiento psíquico y emocional sin antecedentes y es uno los problemas que más se escuchan en los consultorios. Detectar los signos de alerta y buscar soluciones es clave para recuperar la energía necesaria para enfrentar el día con alegría y vitalidad.

Aprender cómo evitar el cansancio mental es clave para prevenir el agotamiento o burnout. Es importante recordar que la fatiga de tipo psicológico es uno de los primeros síntomas de que el estrés empieza a superarnos y es importante escuchar las señales del cuerpo.

Cansancio mental: qué es y cómo detectarlo

La pandemia por Covid-19 ha generado cambiado radicalmente nuestras vidas. Según la Organización Mundial de la Salud, aún cuando le ganemos la batalla al coronavirus sus huellas seguirán estando por el agotamiento o cansancio mental y emocional que generó.

Es algo asociado a niveles de estrés altos, que se extendieron por muchos meses de la mano de una pandemia marcada por la incertidumbre, los duelos y las preocupaciones.

pareja estres cuentas a pagar

Podés leer: Cuando la ansiedad secuestra al cerebro, el cuerpo lo paga

El cansancio mental es una neblina que apaga las ganas y aparece al solo pensar en afrontar las tareas diarias que el trabajo, el hogar y las rutinas nos demandan. Los sentimientos de astío, depresión y falta de energía se suman a la dificultad de concentrarse y resolver las cosas con la misma rapidez que lo hacíamos tiempo atrás. Por eso en muchos casos se habla de deterioro cognitivo transitorio y del famoso sindrome de Burnout.

Cansancio mental: signos de alterta

Sea cual sea la causa, los síntomas de esta situación momentánea, que nunca hay que confundir con la enfermedad de la depresión, son las siguientes:

  • Falta de concentración, lo que conlleva problemas de memoria y un bajo rendimiento en el trabajo y las actividades cotidianas en general.
  • Insomnio, trastornos del sueño o dificultad para dormir. Esto genera un círculo vicioso: dormís mal, estás cansado. Sentís un fuerte cansancio mental, dormís inquieto. Y así...
  • Bruxismo: el apretar los dientes durante la noche genera dolores de cabeza y contracturas musculares, además de problemas dentales.

Podés leer: Mentes bajo mucha exigencia: cómo cuidarlas del estrés

  • Decaimiento, desinterés, apatía. El cansancio mental afecta el nivel de energía. Tenemos menos ganas y menos alegría al hacer las cosas.
  • Malestar físico: el agotamiento mental, al ser fruto de un flujo de pensamiento continuo y a veces ansioso, puede generar dolor de cabeza, dolores musculares, mareos, problemas de visión, etc.
  • Al sentirnos cansados nos ponemos más sedentarios y el cuerpo se va endureciendo.
  • Los síntomas del desgaste y agotamiento laboral suelen ir en ascenso. Es importante conocerlos y actuar sobre ellos.

Cansancio mental: soluciones y prevención

Se puede evitar el cansancio mental revisando hábitos, aprendiendo a poner límites y cuidando la salud psíquica, física y emocional en distintos planos.

Compartimos una serie de consejos para descansar la mente y resetear las ganas cuando el agotamiento se siente cada vez más seguido.

  • Es importante dejar de sobrepensar y controlar la ansiedad: la solución más común para relajar la mente y aliviar el cansancio mental es controlar los pensamientos (podés probar técnicas de programación neurolinguística) y aprender que la mayoría de los problemas que "vemos" a nuestro alrededor no lo son.
  • Ordená la agenda y acotá las horas de trabajo. Es clave dar espacio al ocio, la desconexión, las actividad “improductivas”.
  • Hacé actividad física: es clave mover el cuerpo y sumarse a algún tipo de deporte o clase que nos obligue a apagar las pantallas y conectar con otras cosas.

qué es la dopamina

Podés leer: Qué es la dopamina y por qué es la llave maestra del cerebro

  • Probá con mindfulness: es una disciplina que practica cada vez más gente. Se dice que es una manera de pasar del “doing mode” al “being mode”. Pasar del modo acción al modo ser. Bajar un cambio, disminuir la velocidad y sumergirse en tiempos más emocionales.
  • Hacé meditación: hay aplicaciones o tutoriales en YouTube o en plataformas de podcasts en las que de manera gratuita y en cualquier lugar podés apagar un rato la cabeza entregándote a un rato de meditación. Los beneficios de esa pausa están probados científicamente y el impacto en la salud es rápido y notable.
  • Alimentate bien: el desgaste físico que sentimos al transitar días cargados de horarios y actividades generan al final del día un gran agotamiento. Comer sano y respetar los horarios es muy importante para reducir el cansancio mental.
  • Dormí mejor: buscá maneras de lograr un descanso reparador. Podés leer:  Cómo dormir bien: técnicas para un buen descanso.
  • Intenta aumentar tus niveles de serotonina: hay maneras de hacerlo de manera natural.
  • Hacer meditación o yoga también ayuda mantener el equilibrio mente y cuerpo y es una excelente herramienta para combatir el estrés y equilibrar los niveles de cortisol.

 

Seguí leyendo:

magnifiermenu linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram